“Píldoras” contra el estrés

¿Por qué está tan de moda llevar una vida saludable, el yoga, el coaching o todo lo ecológico? Hay una mayor atención sobre cómo vivimos y lo que nos generan las nuevas tecnologías. Estrés, ansiedad, enfermedades degenerativas, frustración, etc. son algunas de las alarmas que saltan en nuestro día a día.

Actualmente nos encontramos sumergidos en una sociedad que debe producir a todas horas, que la competencia es cada vez mayor, en las redes sociales se bombardean vidas idílicas, se nos hace creer que todo es posible,  una sociedad que se revela con la idea de trabajar en algo que no disfruta, cada vez somos más los que emprendemos,  las relaciones son cada vez más complicadas por miedo al compromiso y deseos de libertad, las fronteras ya no existen y queremos conocer el mundo en el que vivimos, queremos viajar a todas horas.  En definitiva, no queremos perdernos nada y queremos estar aquí y en todas partes. Eso sin duda, genera una sociedad valiente, con ganas de romper las normas establecidas, pero también genera una sociedad estresada con ansias de más y más, viviendo más en el futuro sin saber muy bien si existen límites.

El estrés está considerado como una de las principales enfermedades de la era moderna. Nos estamos  acostumbrando a vivir estresados y  con frecuencia, no nos damos cuenta del nivel del mismo, ni de la causa que lo provoca.

La causa el estrés depende de tu percepción. Algo que es estresante para ti, puede no inquietar a otra persona, sino que puede ser incluso algo con lo que disfrutar. Casi cualquier cosa puede causar estrés. Es cómo uno lo gestiona lo que hace la diferencia de que algo pueda ser estresante o pueda ser un motor que nos active. Algunas personas sólo con pensar en algo ya pueden sentirse estresadas.

Luego existen ciertos rasgos de la personalidad como el exceso de perfeccionismo, la competitividad, las expectativas sumamente altas, personas con muy baja autoestima y temor al rechazo las que suelen estar más expuestas a sentirse estresadas. En esos casos es importante atender esas voces que actúan en nosotros la mayor parte del tiempo.

Muchas de nuestras emociones y de nuestra manera de pensar y actuar, están estrechamente relacionadas con el estrés. Por eso es importante atender la calidad de nuestros pensamientos o los mecanismos inconscientes que tenemos instalados por educación o costumbre. A veces es un simple punto de vista lo que nos está perjudicando.

Las causas más comunes del estrés son: el duelo, los problemas familiares, asuntos financieros, la enfermedad, el tiempo mal gestionado, el trabajo, etc.

Es muy importante que aprendamos cómo escuchar nuestro cuerpo ya que a veces el cuerpo habla antes de que nosotros nos demos cuenta. El cuerpo nos muestra ciertos bloqueos  o dolores corporales y desde ahí podemos encontrar la forma de evitar crisis de ansiedad, ataques de pánico, palpitaciones en el pecho, subida de la tensión arterial, etc.

El ejercicio físico está demostrado que baja los niveles de estrés, reduce la angustia e incluso alivia la depresión, mejorando la autoestima, nuestro estado de ánimo y nos ayuda a sentirnos con más vitalidad.

Sin duda, aunque lleve más tiempo, la clave para gestionar las emociones que nos estresan es aprender a conocerse para saber qué situaciones nos generan malestar y cómo reaccionamos ante ello. Saber cuándo nos estresamos es muy necesario para que podamos evitarlo o canalizarlo desde el principio, ya que nos solemos acostumbrar a esas sensaciones, disparándose automáticamente si las sufrimos frecuentemente.

Algunas de las acciones que podemos realizar cuando nos sentimos inquietos o preocupados son las siguientes. Antes debemos aceptar en nuestro interior que necesitamos parar unos segundos para atendernos y cuidarnos. No hay mejor tiempo invertido que el que uno ocupa en escucharse y respetarse, ya que facilitará que cualquier tarea o relación sea más efectiva.  Pruébalo  y verás que después de unas semanas tu calidad de vida habrá mejorado.

  1. Respirar lento y profundamente durante unos minutos atendiendo la inspiración y expiración.
  2. Visualizar algo o algún lugar que nos haga sentir bienestar.
  3. Alejarse del móvil o del ordenador durante un tiempo.
  4. Refrescarse con agua fresca con una ducha o simplemente darse agua en las muñecas y detrás de las orejas.
  5. Colocar música relajante o si puedes estar en silencio mejor.
  6. Realizar una relajación con estiramientos o moviendo nuestros músculos y articulaciones una a una y deteniéndonos en ellas unos minutos.
  7. Tomar conciencia de que lo que pensamos es una interpretación o una imagen basada en el recuerdo.
  8. Fijar la atención durante unos segundos en los pequeños detalles que nos rodean, detalle a detalle para vivenciar el aquí y el ahora.
  9. Y siempre, volver a respirar.

¿Realmente merece la pena vivir estresado por no permitirse un momento de tranquilidad?

 La decisión es tuya.

Un desayuno muy verde: zumo detox

Una de las cosas que mejor sientan por la mañana es un buen zumo.  El zumo de naranja sigue liderando el desayuno de miles de hogares pero en los últimos años se han introducido los zumos verdes a nuestros menús y pautas de alimentación.

El zumo exclusivamente de fruta ha sido considerado por muchos profesionales cómo algo que debemos tomar con precaución ya que éste tiene un índice glucémico más alto que la fruta entera y produce picos de glucosa en sangre más altos tras la ingesta.

Por eso los zumos de verduras están tomando más protagonismo y aceptación. La mezcla de fruta y verdura puede nutrirnos  e hidratarnos sin ser sustitutos de ninguna otra comida del día, son siempre un complemento.  Añadiendo verduras a los zumos evitamos tomar tanta azúcar, aunque sea el azúcar natural de la propia fruta.

Hoy me gustaría ofreceros la receta de unos de los zumos verdes que más me gustan, sobre todo por la mañana o con el estómago vacío porque es muy refrescante y depurativo.

Los ingredientes que necesitamos son manzana verde, pepino, apio, limón y jengibre.

Aprovechar los beneficios saciantes de la manzana y el pepino, las propiedades depurativas y desintoxicantes del apio y el limón y  añadiendo jengibre a este zumo también conseguiremos acelerar nuestro metabolismo, estimular la producción de jugos gástricos y mejora el movimiento intestinal.

Ingredientes

1 manzana verde

1 pepino

2 ramos de apio

1 trozo pequeño de jengibre

Lo ideal es introducirlo todo en una licuadora para que salga líquido. Si se mezcla en la batidora americana queda un batido espeso que no es tan agradable y refrescante. Aun mejor que la licuadora corriente, es la licuadora de prensado en frio -cold press  juicer – que se venden en el mercado.  Ésta a diferencia de las anteriores pierde menos residuo y  conservan mejor los nutrientes de la fruta y verdura, especialmente las vitaminas.

El sólo acto de levantarse por la mañana, beber un vaso de agua y preparar un zumo como éste ya hace que el día empiece con un “MOOD” diferente. Puedes variar la receta echándole espinacas, col, kale, espirulina o lo que se te ocurra. Si quieres cambiar su color, las zanahorias y la remolacha son muy buen opción

A éste desayuno vamos a añadirle unas tostadas con pan de semillas completo y aguacate. Si además le añadimos un Matcha latte, tenemos un desayuno completamente verde.

El color verde  es relajante y refrescante.  Es el color de la naturaleza.  Simboliza la vida nueva y está relacionado con el corazón. Aumenta las defensas del cuerpo. Los beneficios de este color contribuyen a establecer armonía y equilibrio. Estabiliza las emociones y promueve la sensación de alegría, esperanza y tranquilidad.

Y así se convierte la mañana en un ritual placentero y saludable para nuestro cuerpo y nuestras emociones.

¡Por un día lleno de ganas!

La fascia, un “órgano secreto” y de vital importancia

Hoy quiero hablaros de algo que he descubierto hace muy poco, ya que de un tiempo a esta parte estoy introduciéndome al yoga y no precisamente por una búsqueda de conexión mente-cuerpo, que también, si no por la cantidad de músculos que se trabajan y se estiran, algo que necesitaba experimentar.

Siempre me ha preocupado más la agilidad de mi cuerpo o incluso la elasticidad, más que una imagen estética concreta. Sabía que eso era más importante para mi salud, juventud y vitalidad. Lo cierto es que no sabía muy bien a dónde acudir solo para estirar mi cuerpo. Las clases de danza, Pilates, spinning, etc. todas terminaban con ejercicios de estiramiento pero nunca lograba ir más allá y tampoco trataba de hacerlo sola en casa por absoluta ignorancia al respecto.

Y ahora entiendo el porqué de mi necesidad diaria de estirar mi cuerpo, aunque no lo hiciera. Ahora entiendo cómo se conecta todo el cuerpo entre sí y como las emociones se quedan enquistadas en ciertas partes de él. Ahora entiendo por qué el estrés envejece y cómo con los años terminamos presos de nuestro cuerpo. De cómo nuestra rigidez afecta a cómo nos relacionamos con el mundo y viceversa. De cómo nuestro cuerpo nos condiciona si no le damos lo que necesita, pero claro, no sabemos lo que necesita hasta que lo conocemos y aquí está: es la fascia, un “órgano secreto”, así al menos lo ha apodado Gwyneth Paltrow.

El estudio de la fascia es relativamente reciente porque, aunque se sabía de su existencia, nunca se le había atribuido la importancia que realmente tiene.

La fascia es una membrana que envuelve y conecta entre sí músculos, órganos y huesos, se parece a una tela que separa las diferentes partes del cuerpo. Es como una red que abarca todas las partes de nuestro cuerpo y los mantiene unidos.

Está compuesta principalmente por fibras de colágeno y fibras elásticas envueltas en un líquido viscoso. Las fibras de colágeno son muy resistentes mientras que las fibras elásticas son flexibles, así que el tejido conectivo es a la vez resistente y flexible.

El propósito de la fascia es crear el armazón y  dar apoyo a nuestros tejidos. Se conecta y mantiene las cosas juntas y tiene la propiedad de ser capaz de adaptarse al estrés, con lo cual ya sabemos que, igual que nuestra musculatura, se ve afectada por nuestras emociones.

Para estar sana, la fascia necesita realizar movimientos variados y estiramientos. De ahí la importancia de estirar y alongar nuestro cuerpo cada día, es casi tan importante como realizar una actividad física. El yoga favorece la realización de movimientos a un nivel profundo que no realizamos a lo largo del día, por eso ayuda a eliminar las tensiones acumuladas en las fascias.

Sin duda una manera eficaz de mantener la fascia en buen estado es hacer yoga. Ya se sabe que ésta práctica tiene muchos beneficios y uno de ellos es que devuelve su elasticidad y salud a las fascias.

Tenemos que tener en cuenta que la fascia es una parte viva compuesta por colágeno, elastina y diferentes células, además de un elevado nivel de agua.

La fascia está poblada de receptores y terminaciones nerviosas que pueden provocar dolor y muchas de las molestias de espalda pueden tener su respuesta en ella. La fascia es el ejemplo evidente de que todo en el organismo está conectado y que debemos tenerla en cuenta para mantenernos saludables.

Afecta a la calidad del movimiento, el equilibrio, la sincronización, la elasticidad de las fibras y  la postura. Se mejora la colocación de los hombros y la verticalidad y ayuda a prevenir la celulitis.

La postura corporal de cada cual tiene mucho que decir en nuestras patologías y problemas. Afecta también al cuerpo en movimiento, la forma de andar, los apoyos, porque dicen que una buena musculatura funciona bien cuando estamos bien apoyados.

Liberar y flexibilizar la fascia permite que el músculo haga mejor su trabajo. Cuando la fascia está dañada es como llevar una camiseta que nos queda muy ajustada y nos dificulta los movimientos. La técnica de liberación miofascial o la práctica del yoga ayudan a trabajar este tejido haciendo desaparecer las molestias.

El rolfing es otra práctica destinada a tratar esta funda corporal y fue desarrollada por Ida Rolf en los años 40. Esta disciplina tiene como objetivo trabajar la fascia,  “el órgano del movimiento” como lo llaman algunos.

En fin, después de informarme y compartir aquí todo lo que he leído sobre ella creo que aún tenemos mucho por descubrir y que dará que hablar de aquí a unos años seguro. La moda por hacer yoga y la filosofía de vida que ello conlleva tiene cada vez más adeptos y seguramente se hagan más investigaciones al respecto. Moda o no, está claro que la importancia de hacer nuestro cuerpo más flexible tiene resultados muy positivos y beneficiosos para nuestra salud corporal y emocional. Nos libera y nos ayuda a fluir más con la vida. Cada uno que encuentre su técnica, cada cual que cuide su cuerpo.

Productos naturales para una piel sana

Después de unas semanas con el Blog paralizado por cambios en nuestra web por fin podemos hacer ésta entrada que hacía tiempo tenía ganas de realizar.

Como sabéis en Coolmood nos preocupamos por el equilibrio integral de las personas y tratamos de contaros temas relacionados con los cuatro ámbitos que trabajamos pero también nos gusta hablaros de rutinas que realizamos en nuestra vida. En este caso os voy a contar mi experiencia con los productos ecológicos para la piel.

Hace ya un año que empecé a tomar conciencia de lo importante que era la alimentación ecológica, pero no empecé a consumirla hasta que encontré un lugar donde poder comprarla y que fuera accesible y asequible a mi nivel de vida. El cambio sobre todo se inició por el deseo de volver a saborear las frutas y las verduras como las saboreaba cuando iba al campo o a una zona rural. Los sabores que encontraba en el supermercado estaban muy lejos de lo que a realmente debía saber el producto. A muchas personas no les gustan las verduras, pero a veces pienso si realmente saben cómo sabe un buen tomate o una buena lechuga, sobre todo aquellos que vivimos en las grandes ciudades. En fin, así empecé  y a día de hoy, siempre que puedo hago la compra en una cooperativa o mercado ecológico, sin obsesionarme con ello, si no tomando conciencia de lo que ingiero.

A raíz de éste cambio empecé a preocuparme por los productos, cremas, tónicos y jabones que usaba para mi piel, tanto para el rostro como para el cuerpo y en los últimos meses para mi cabello. Realmente, si quiero eliminar tóxicos de mi vida que envejecen, asfixian e irritan mi piel debo tener atención en lo que ingiero y en lo que aplico en mi cuerpo, ya que éste lo absorbe y lo integra dentro de mi.

En mi caso, tengo una piel sensible, muy reactiva y con problema de acné si no cuido que el producto que uso no tenga aceites u otros componentes que saturen mi piel. No todos los aceites son malos, hay que saber cuáles son aptos y como están elaborados. Mi piel tiende a ser mixta con tendencia seca pero debo equilibrarla para que no me salga acné. Una mezcla extraña que me ha traído muchas comeduras de cabeza y mucho dinero gastado en productos y tratamientos.

Por fin después de muchos años he encontrado la forma de tener una piel saludable, aunque tengo que seguir haciéndome mis tratamientos para exfoliar, eliminar marcas de acné y cuidar e hidratar mi piel. Pero el mejor tratamiento es el que uno realiza en su casa a diario. Yo descubrí que cuantos menos productos me echaba sobre la cara, mejor. Trataban de venderme toda clase de productos, que si serums, contorno de ojos, tónicos, etc.

Mi truco ahora es hacerme con 2-3 pasos básicos y sencillos pero utilizar los productos más naturales posibles, incluso apostando por los aceites puros sin otras mezclas.

A mí toda la vida me enseñaron que lo importante era limpiar el rostro e hidratarlo. Eso son dos pasos. Algunos te recomiendan un tónico y si te dejas llevar pueden incluirte el pack anterior completo. Yo soy de las que apuesto por el “menos es más”. No digo que no haya que echarse más productos pero sí creo que es importante ir observando lo que pide tu piel e ir aplicando según lo que necesite sin echar todo a la vez porque nos lo dicen las diferentes firmas a las que les interesa vender el pack completo.

Voy a hablaros de cuatro firmas de cosmética natural que recomiendo probar:

Herbera es una de las firmas de las que os hablé en un post. Sus productos son muy variados, desde las cremas para el rostro hasta cremas corporales, incluso una BBcream que cubre de manera muy natural. Su contorno de ojos y la crema facial de ácido hialurónico, granadas y uva son mis favoritos por su olor y textural. Tiene un agua miscelar muy eficaz para desmaquillarse, aunque yo actualmente estoy utilizando un jabón natural para desmaquillar y limpiar mi rostro.

 

Rebel and Green es otro de mis descubrimientos en los últimos meses. Sus aromas son muy ricos y variados. He probado el tratamiento anti acné Ciao Baby que incluye un jabón a base de miel que ayuda a eliminar las impurezas,  un tónico de jengibre y té verde que refresca y deja la piel calmada y un aceite que se llama Hawai Bombai que sirve tanto para el rostro, como para el cuerpo, como para el cabello, incluso para usarlo como desamaquillante.  Lo que más me gusta de éste aceite es su olor y la textura que deja ya que el aceite de Ylang Ylang es perfecto para pieles con tendencia acnéica ya que abre los poros y combate las bacterías en la piel, por eso funciona muy bien para limpiarla. Además de tener un aroma relajante que ayuda contra el estrés, el insomnio y la ansiedad, perfecto para un masaje corporal o facial antes de acostarse. Este aceite y el tónico de jengibre y té verde son mis favoritos. A pesar de no ser muy fanática de los tónicos porque me irritan la piel, las aguas que están elaboradas de manera natural como éste o el agua de rosa y otras plantas me gustan por el frescor que aportan a la piel y la preparan para que la crema o el fluido de después penetre mejor y sea más eficaz.

Per Purr es otro de mis descubrimientos del año. Es una marca de cosmética natural creada por la brasileña Tahone Jacobs, afincada en Madrid. Cosmética natural de alta gama y aunque se nota en el precio,  sus productos y aromas son espectaculares. Esta firma todavía no tiene una línea enfocada al rostro pero tiene aceites corporales y jabones elaborados con plantas y aceites naturales que son perfectos para las personas que les gusta sentir ese aroma todo el día. He probado su champú con un olor cítrico y su mascarilla nutritiva, además del jabón détox y no puedo más que decir cosas buenas de ésta firma que ya está causando furor entre ciertas celebridades como Paula Echevarría.  He de decir que me encanta el diseño de sus envases, elegantes y limpios que llaman la atención a primera vista. Lo bueno es que no engañan porque son realmente buenos.

Y por último me gustaría mencionar a Secretos de Agua, la más conocida de todas por el tiempo que lleva en el mercado y por la gama tan amplia de productos que tiene. No he podido probar muchas cosas, pero estoy muy contenta con  el Fluido Vitalizador Antiaging que impulsa los niveles de hidratación y aporta los nutrientes necesarios a nivel celular, consiguiendo una piel joven y luminosa. Son productos diferentes en cuanto a textura ya que la bases de sus productos es el agua y utilizan un sistema de Activación Biopolar desarrollado por ellos mismos. Este proceso se realiza partiendo de agua pura -mineral de montaña- en la cual se solubilizan cantidades precisas de ciertas sustancias naturales necesarias para Ia vida a nivel celular y es sometida a complejos procesos de emisiones fotónicas.  Es muy interesante investigar sobre ello aunque no necesitamos saberlo para confiar en sus productos. Nuestros dos colaboradores, tanto en estética en Joyce Beauty Club, como en peluquería en el Salón de Andrés Navas utilizan sus productos y están encantados.

Una vez llegados hasta aquí puedo decir que todas éstas firmas se elaboran en España, lo cual también es una apuesta por el producto que tenemos cerca sin necesidad de irse fuera. Hay muchísimas otras firmas y cada vez más, por la gran demanda y mayor conciencia sobre lo que ponemos en nuestro cuerpo.

Desde aquí no hago más que recomendar estos productos que a mí me sirven y con los que he conseguido estabilidad a nivel del cuidado de la piel y espero que pueda servirle a mucha gente que se siente abrumada por la cantidad de productos que nos venden.

Por una piel bonita y saludable.

 

 

 

¿Es la vida sana y equilibrada una moda?

Cada día son más las empresas que fomentan una vida saludable y equilibrada.

Vivimos en una sociedad sobrecargada  de información y ya no sabemos lo que es realmente bueno para nuestra vida.  El ser humano se pasa la vida buscando el equilibrio así que nos pasamos casi toda ella probando lo que nos venden para alcanzar la felicidad soñada.

En la última década, tras grandes descubrimientos sobre la mente humana, estudios sobre el estrés o sobre la importancia de la alimentación en nuestro organismo, hemos podido descubrir que ciertas tendencias que arrastramos y que tenemos instauradas en nuestra vida, no son del todo saludables. Pero, ¿saludables para quién y en qué sentido?

Sabemos de personas que nunca cuidaron la alimentación, vivieron con mal genio toda su vida, se adaptaban a sus circunstancias fueran las que fueran y trabajaban muchas horas en lugares que no les agradaban y que seguramente mantenían hábitos poco saludables como el tabaco y el alcohol. Sabemos de éstas personas que vivieron muchos años y que algunos o algunas se han mantenido como “chavales” hasta sus 80 años.

Estos casos son un ejemplo para muchas personas que no entienden por qué debemos cambiar ciertas costumbres.  Sin embargo, el hecho de que mucha gente haya sentido mejorías en su calidad de vida cambiando ciertas rutinas, confirmando que se sentían más felices y el hecho de que sea algo novedoso y diferente lo ha convertido más en una moda. Y no, una vida sana y equilibrada no es una moda.

Esta saturación de información sobre hábitos saludables terminan por confundirnos, cansarnos, estresarnos o incluso a muchos cabrearnos, cayendo en un estilo de vida contradictorio,  ansioso y escéptico. Algo que debería ser simple, se convierte en algo muy complicado.

Por un lado tenemos, las grandes empresas a las que no les importa manipular sus productos o las campañas de marketing que cada día están más enfocadas en promover ciertas palabras como natural, heatlhy, green, light o saludable en todos sus productos o servicios, aunque el contenido no sea el reflejo de ellas.

Por otro lado está la suposición de que las personas son o han sido felices llevando hábitos poco saludables aunque hayan vivido 100 años. Nunca lo sabremos porque ésta verdad solo nos pertenece a nosotros. La cuestión aquí es saber realmente lo que tú quieres.

No siempre hacer todo lo que nos apetece en cada momento nos trae felicidad, aunque parezca mentira. Tal vez a corto plazo, pero no a largo plazo que es el bienestar que realmente deseamos. Muchas veces las cosas que creemos que queremos están influenciadas por otros factores que nos llevan directamente a sentir malestar. Es aquí cuando lo simple se convierte en algo complejo, pero todo se aprende.

La pregunta es, y responde sólo para ti mismo: ¿soy realmente feliz? , tal vez te surjan otras preguntas como ¿qué es eso de ser feliz?, ¿realmente existe la felicidad?  Y si te preguntas: ¿existe esa sensación de sentirme bien conmigo mismo, con la vida y con los que me rodea?

O si me pregunto ¿realmente me encuentro bien, tranquilo y disfrutando de las cosas buenas de la vida?  La palabra felicidad tiene tantos significados como personas existen, pero todos sabemos cómo nos gustaría vivir nuestra vida. Entonces mejor pregúntate: ¿estás viviendo la vida que quieres vivir?

Aunque tal vez prefieras darte un capricho de vez en cuando que te haga sentir bien sólo un rato,  seguir el estilo de vida que lleva tu ídolo, aun sabiendo que es totalmente desequilibrada pero que cosecha éxito tras éxito, tal vez prefieras llevar la contraria a las campañas de marketing que te venden todo orgánico o prefieras seguir pensando que la vida es dura y punto. Bueno, tantos significados tiene la palabra felicidad, como las hay formas de vivir la vida. Es una elección y todas son respetables.

En éste post sólo me gustaría invitaros a parar y reflexionar sobre lo que realmente queréis, sin importar las modas, las marcas y la saturación de información. Y si realmente deseas sentirte bien y vivir en paz contigo mismo y con tu entorno, empieza sólo con estos dos pilares, que son los únicos que te aseguran un cambio vital:

tus emociones y tu alimentación

–              Tus emociones: Empieza por aprender a gestionarlas. Conócete lo suficiente como para que nadie pueda hablar por ti. La vida trae consigo momentos duros y tristes, a veces la vida es caótica también pero sabemos que eso es sólo una parte y que existe otra llena de momentos dulces, divertidos, alegres y llenos de poder. Todos tenemos ambos. La cuestión es aprender a vivir ambos momentos como lo que son, momentos. Encuentra el material o la persona que te pueda acompañar en ese proceso. Adquiere herramientas e invierte en ti. No temas acudir a un psicólogo, coach, a un curso de mindfulness o meditación o simplemente pide consejo de alguna lectura.

 –              Tu alimentación: Limpia tu nevera y ordena. Escribe en una hoja los alimentos que te ofrece la tierra, todos los alimentos no procesados como las verduras, las frutas, el pescado, los frutos secos, las legumbres, los huevos. Y por otro, anota todos aquellos que son procesados y que estás acostumbrado a digerir. Si te animas a probar una cesta ecológica te aseguras que el producto sea 100% de la tierra, además ellos mismos te irán presentando otros productos más elaborados como el pan pero con productos de calidad. Unirte a un grupo de consumo o evitar los grandes supermercados y realizar la compra en el mercado hará que tu alimentación y salud cambie a mejor.

No hay que obsesionarse con comprar toda la comida ecológica. Para introducirte en un nuevo hábito debes ir poco a poco. Antes de hacer caso a etiquetas o pirámides dietéticas, haz caso a tu intuición y pregúntate cuales son los alimentos que comían nuestros antepasados antes de que viviéramos en una sociedad capitalista y consumista que nos lleva a ser una sociedad enferma. Cuanto más entero veas el producto mejor, cuanto más elaborado esté peor para nuestro organismo. Con esa premisa puedes empezar a alimentarte de manera más consciente y en equilibrio con la naturaleza, que es de dónde venimos.

Somos cada vez más los que apostamos por una vida sin tóxicos, por una vida ecológica y sostenible.  Y cuando empiezas a descubrir la cantidad de conservantes, colorantes, azúcares y demás que añaden a los alimentos procesados, empiezas a tomar conciencia.

Tomar conciencia, dicho de alguna manera,  es ver más allá de lo que estás acostumbrado a ver y de repente tienes una sensación de haber estado dormido, por eso lo llaman el despertar de la conciencia. Así de simple.  La vida cambia y empiezas a mirar de otro modo. Y cada aprendizaje que hacemos en nuestra vida y cada horizonte nuevo que asoma elevan nuestra conciencia y nos hace evolucionar como seres humanos. Y es así como podemos equilibrar nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

En Coolmood tratamos de hacer simple lo que tan complicado se nos presenta a veces todo. Una de las razones por las que la palabra saludable o healthy está entrando con fuerza en nuestra vida es porque existe una necesidad y urgencia de simplificar. Pero debemos tener cuidado con las modas y entenderlas como lo que son. Es mucho más aconsejable aprender primero a escucharse a uno mismo. 

Por eso el objetivo de promover una vida más equilibrada y consciente es entrar en contacto con lo que más cerca tenemos, nosotros mismos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar