La decoración y las emociones

Es evidente que cuando uno mismo no está bien, nada a su al rededor parece estar en armonía. Los problemas van en aumento, las relaciones personales se deterioran, incluso los espacios que habitamos se desordenan y  terminan convirtiéndose en un lugar caótico y poco acogedor.

El estilo de vida en las grandes ciudades y el estrés laboral convierten en una necesidad la idea de diseñar espacios de trabajo o vivienda en un lugar agradable. Los espacios públicos, los locales y los restaurantes cuidan cada día más su decoración para ayudar a las personas a pasar los días con más calma y poder disfrutar de la tranquilidad en los momentos de ocio y descanso.

En Coolmood consideramos que en la vida hay que salir de la zona de confort para lograr todas aquellas cosas que nos proponemos. Parece que nos contradecimos, pero no. La zona de confort en el día a día se refiere a ese lugar donde nada es nuevo y donde todos los días es lo mismo, sin experimentar cosas nuevas. Hacer cosas solo donde nos sentimos seguros y  donde se controla casi el total del resultado. Uno puede decidir quedarse toda una vida en esa zona, donde también hay estrés, miedos, angustias y rechazo a la rutina. 

Pero nuestro consejo es diseñar un hogar que te ayude a calmar, reposar, descansar y te ayude a recuperar fuerzas para todos aquellos retos que te propones en tu día a día y en los cuales decides experimentar cosas nuevas y excitantes aunque sean mínimas.

Hablamos de hacer de tu hogar un lugar donde poder compartir con alguien o contigo mismo la satisfacción de vivir la vida que quieres vivir.

La premisa es crear espacios amplios y simples que transmiten suavidad, serenidad y comodidad. La simplicidad y la funcionalidad favorecen el mantenimiento, la limpieza y el orden. La sencillez y el “menos es más” son conceptos que juegan un papel importante para fomentar el equilibrio y el bienestar.  Los colores claros y neutros inspiran a la comunicación con los demás y las estancias parecerán más amplias y luminosas, siempre que se aprovechen las entradas de luz natural.

Es importante tener en cuenta el espacio total del hogar, conocer las estancias que más se utilizan, sus dimensiones, las costumbres de quienes viven ahí y sus necesidades reales. Es un error inspirarse sólo en fotografías de revistas, cuando están especialmente diseñadas para ellas y que resultan poco habitables o diseñar espacios en nuestra casa que luego no hagamos uso de ellos. Nuestro consejo es utilizar los bodegones de las revistas para redecorar u ordenar pequeños rincones, cambiando el estilismo de éstos.

A veces es aconsejable consultar con un profesional que te asesore en los colores, los materiales, las formas y la distribución que mejor se adapten a tu espacio. Podemos utilizar la intuición o leer diferentes artículos, pero con la cantidad de información que hay a veces es difícil sintetizar y reconocer que es lo que mejor se adapta a nosotros.

Cada casa tiene su potencial y su encanto, igual que las personas.  Puedes hacer que tu casa sea más acogedora mediante pequeñas reformas o cambios en la decoración.

Ideas para que una casa respire paz y tranquilidad:

Si tienes un recibidor grande habilita un espacio para dejar el abrigo, las llaves y el bolso, incluso los zapatos para ayudarte a frenar el ritmo y contagiarte de la calma de tu casa.

Una de las estancias en las que más tiempo se pasa , es en la cocina, donde la funcionalidad y el orden juegan un papel muy importante. Tener una mesa donde simplemente estar, tomar un café o hablar mientras otro cocina favorece a la intimidad.

Fotografía de Virginia Sánchez

Lo ideal para las zonas de descanso es que sean espacios alejados de ruido. Deben tener buena ventilación e iluminación asegurando un descanso óptimo. Es momento de renovar el cuerpo y la mente. No tengas aparatos eléctricos en el dormitorio porque interfieren en el descanso.

Elige texturas naturales, lo artesanal, la variedad de plantas y la gama de azules porque favorecen la calma y el reposo. En el caso de los estores y las cortinas, lo mejor será optar por tonos neutros como el blanco, el beige o el gris.

El baño, sea del tamaño que sea, es uno de los espacios donde más podemos desconectar, ya que solemos estar solos.  El momento de la ducha y el baño es un buen momento para cuidarte y respirar. Crea tu propio “spa” con velas, plantas, flores, cestas de mimbre, materiales naturales, cuidando el tejido de las toallas y una sutil iluminación. Si te gustan los aromas y la música ambiental podrán ayudarte a disfrutar, pero eso ya es muy personal.

En definitiva, hay que tomarse la vida con más calma y disfrutar de cada momento del día. Es en nuestro hogar donde empieza y termina todo.  Podéis encontrar más información sobre éste estilo de vida equilibrado en conceptos como el Slow Deco y lo que los daneses bautizan como actitud ‘hygge’.

Cuando nos sentimos bien en nuestro hogar nuestras neuronas comienzan a sentir emociones positivas.  Cuando decimos que queremos una casa más bonita, queremos decir una casa que nos haga sentir paz, tranquilidad, serenidad y  felicidad.

Y si es posible, y ahora hablamos de actitud, cuando disfrutes de tu casa aíslate del ruido excesivo, por ejemplo de la televisión o intenta dejar el teléfono móvil fuera de tu alcance. Ponte la música que más te guste, aromatiza tu casa con olores limpios o que te recuerden a la naturaleza. Lo demás viene sólo.

Cuida tu casa con los cinco sentidos.

La sensación de estar en casa

Hoy compartimos con vosotros éste relato de nuestra Interiorista Virginia Sánchez.

“Ana terminó un duro día de trabajo. Se le habían quedado los pies helados en el camino del coche a casa, y cuando abrió la puerta, sintió el calor que había dentro de ésta, y olió el agradable aroma de las velas que tenía en la entrada. Por fin estaba en casa, en su hogar, su refugio.

Dejó las llaves en una pequeña bandeja que estratégicamente había colocado en una repisita de su recibidor casi inexistente. Un par de perchas le sirvieron para dejar el abrigo y el bolso, y se descalzó.

Todo estaba colocado para cómodamente soltar las cosas nada más entrar en casa, y dejar todo atrás, incluidos el estrés y los problemas del trabajo.

Ya cómoda, entró en el salón, se sentó en su rincón favorito del sofá y se arropó con la manta de lana que tenía junto a ella. La temperatura de la casa era perfecta, pero le encantaba la sensación de taparse con la suave manta que había comprado hacía un par de semanas; le hacía sentirse aún más a gusto y relajada

La luz del salón provenía de una lámpara antigua que había comprado en un mercadillo, a la que le había puesto una pantalla que producía una iluminación suave, ambiental, perfecta para el momento del día en el que estaba.

Miró a su alrededor. Pocos muebles, pero bien escogidos. No le gustaba la sensación que producían los espacios abarrotados, sin zonas de circulación. Cada pieza de mobiliario, cuidadosamente elegida, tenía espacio para respirar, y eso le gustaba. Tonos neutros, materiales nobles, textiles naturales. Todo lo que había a su alrededor le producía una sensación de bienestar única. La sensación de estar en casa.”

Con este pequeño relato, intentamos explicar la relación entre la decoración, y el bienestar.

No se trata de comprar muebles caros de diseño y materiales exclusivos. Se trata de que la decoración esté al servicio de nuestras necesidades, de analizar nuestros hábitos para que todo en nuestro hogar sea cómodo, confortable, y estéticamente agradable. Iluminación y tonos que inviten a la desconexión y al descanso, materiales naturales agradables al tacto, funcionalidad del espacio, plantas. Son algunos de los elementos que hay que tener en cuenta a la hora de preparar nuestra casa para sentirnos cómodos y felices en ella.

Foto: Diseño de vivienda realizado por Virginia Sánchez.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar